Abogados

Especializados, con el respaldo de un equipo jurídico de experiencia y dispuestos a llegar hasta el final, en defensa de sus intereses.

Compromiso

Nos comprometemos para y con el cliente, miramos por sus necesidades en una relación de confianza y servicio personalizado.

Vocación

Ejercemos la abogacía como una vocación, la excelencia es nuestro proyecto personal, ajustarnos a sus necesidades, nuestro método.

Hijos extramatrimoniales y títulos nobiliarios

El mes de marzo de 2014 la Audiencia Provincial de Badajoz dictó una innovadora sentencia, la 53/14 de 12.03.14, relacionada con los hijos ilegítimos y los títulos nobiliarios, así, la Audiencia Provincial de Badajoz, sobre la base de que sin perjuicio de que fuese cierto que la carta de Concesión del Título, Condado expedido por Carlos IV en enero de 1.791, estableciese que el referido título lo sería para los herederos y descendientes nacidos de legítimo matrimonio del Concesionario (del primer Conde) Tal prevención, decía la sentencia, ha de situarse en el momento en el que se otorgó el título, momento en el que la distinción entre hijos legítimos e ilegítimos es comúnmente aceptada.

Pero en el momento presente tal cosa carece totalmente de sentido, por lo cual, considerando discriminatoria dicha distinción, entre hijos matrimoniales o extramatrimoniales, legítimos o ilegítimos, daba la razón a la hija extramatrimonial. Posición, la de la Audiencia de Badajoz,  que iba en contra de la jurisprudencia que hasta ese momento había establecido el Tribunal Supremo en esta materia.

Pues bien, la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo, recurso 1311/2014, votación y fallo de 17.02.16, ha revocado la sentencia de la Audiencia Provincial de Badajoz, fijando como doctrina jurisprudencial que «cuando la carta de concesión ordene la sucesión en el título nobiliario exclusivamente a favor de hijos y descendientes de legítimo matrimonio, quedan excluidos los hijos extramatrimoniales por aplicación de la doctrina del Tribunal Constitucional que estableció la inaplicación del principio constitucional de igualdad a las distinciones nobiliarias, al no existir una disposición legal que establezca a estos efectos la igualdad de todos los hijos, como por el contrario sucede con la equiparación de sexos desde la Ley 33/2006, de 30 de octubre».

El Tribunal Supremo basa su fallo en la especial naturaleza de los títulos nobiliarios y su desvinculación de la normativa constitucional derivada esencialmente de su carácter puramente simbólico, según había establecido el propio Tribunal Constitucional en Sentencia 126/1997, de 3 de julio (por esta Sentencia el TC declaraba que el histórico principio de varonía, de preferencia del varón en igualdad de grado frente a la mujer, no era inconstitucional). Tras ello, tras hacer referencia a la sentencia del TC antes reseñada y, con ello, a la constitucionalidad de las  históricas normas nobiliarias, el Supremo, insistiendo en la especial naturaleza del titulo nobiliario, -el Derecho Nobiliario es derecho especial al que son de aplicación con carácter preferente sus propias normas- señala que hay que reiterar el necesario respeto a los términos de la Carta de concesión del título pues se fundamenta en la voluntad real al concederlo y dispone cómo se ha de producir la sucesión, por todo lo cual, permítaseme la repetición, siendo constitucional el histórico derecho nobiliario, ha de estarse a lo que se establezca en la Carta de Concesión del Título y si, como ocurre en el tema que nos ocupa, en dicha Carta se estableció que el título debía ser detentado por herederos y descendientes nacidos de legítimo matrimonio del Concesionario, a ello habrá de estarse.

Sin perjuicio de ello el Tribunal Supremo indica que al igual que el legislador, tras las meritada sentencia del TC, aprobó la Ley 33/2006, de 30 de octubre, de igualdad del hombre y la mujer en el orden de sucesión de títulos nobiliarios, abrogando la preferencia del varón sobre la mujer en la sucesión, también podría haberlo hecho en esta materia de hijos matrimoniales  o extramatrimoniales, indicando que  en definitiva, no corresponde a los tribunales de justicia asumir una función que incumbe al legislador y que, como se ha repetido, ha ejercido cuando ha considerado oportuno. 

Esta sentencia del TS cuenta con dos votos particulares que,  por el tenor de los mismos, entiendo servirán de soporte para, en su caso, que la pretendiente al titulo acuda en Amparo al Tribunal Constitucional. Ahora bien, en esta materia, la nobiliaria y sin perjuicio de lo que el futuro, tanto legislativo como judicial,  pueda deparar,  hemos de recordar que el Tribunal Constitucional tiene dicho que el derecho nobiliario, en cuanto tal, no tiene amparo constitucional.

 

Ldo.- Tulio Garcia O´Neill          Lda. Julia López Pinelo

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.                   Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Dirección

C/ Isabela, 13, 1º, 41013 Sevilla. VER MAPA

teléfono

Teléfono 954.62.99.67  Fax. 954.62.97.48.

Email

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
Copyright 2012

©

Design by 888Poker - J!T